Ciudad de México 22/12/2020 Uno de los personajes más característicos de la capital del país es sin duda el organillero que en compañía de su instrumento musicaliza el día a día de millones de locales y tursitas.

Debido a la pandemia de la COVID-19 ha sido uno de los oficios más afectados económicamente, pero no se dan por vencidos.

Tal como es el caso de Juan Medina, quien todos los días sale a las calles del Centro Histórico. A diferencia de otros organilleros, él ha optado por añadirle un plus a su imagen y se caracteriza de acuerdo a cada festividad; en este mes de diciembre, el disfraz del personaje más anti navidad es su carta de presentación, claro el “Grinch”.

El proceso tarda alrededor de dos horas; entre colocar una máscara, maquillarse con pintura verde, remarcar las líneas de expresión y vestirse, se le van las primeras horas de su día.

Al término de realizar este ritual comienza a tocar, siempre con una sonrisa recibe a quién le da propina o quiere tomarse una foto con él, solo pide más empatía y valoren el trabajo que implica colocar a este personaje en las calles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí