Haaron Álvarez

CIUDAD DE MÉXICO 15/04/2021 Irma de la Parra es diseñadora, se dedicaba principalmente a la fábrica de batas para maestras en un CENDI, ante el cierre de las escuelas derivado de la pandemia se quedó sin empleo. Sin embargo esto no la detuvo para salir adelante, comenzó con la confección de cubrebocas sobre pedido, pero fue hasta el 27 de enero de este año que se le ocurrió la iniciativa de crear ositos de peluche hechos con prendas de personas fallecidas por COVID-19. Esto con el fin de acercar a los seres queridos fallecidos a causa de la pandemia por el virus SARS-CoV-2, todo comenzó un día que Irma confecciono un osito al que pidió a su hija subirlo a redes sociales para ofrecer el servicio, pues pensó que sería una forma de acercar a sus familiares con la persona que no se pudieron despedir.

Cada oso tiene un valor de doscientos pesos pensado en que la economía que se vive actualmente y las personas que no tienen la posibilidad de pagar el precio real, también ninguno tiene el mismo diseño o tamaño ya que se les confecciona a través de lo que transmita la prenda.

Si quieren algo en especial tiene un costo elevado al ya establecido, pero ella se encargó de decirlo al momento de que hacen el pedido.

El taller es atendido por mujeres cada una tiene una tarea asignada, pero entre todas se apoyan y ayudan para sacar el trabajo adelante, los pedidos se pueden hacer a través de su página de Facebook “Ositos del Recuerdo by Irma de la Parra” o Instagram @irma_dela_parra, las entregas se hacen en algún punto medio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí