Para los Aztecas de la Ciudad de México, la ceguera no es impedimento para jugar al fútbol, comparten la pasión por el deporte que los ha unido y dejan cuerpo y alma en la cancha.

El juego se disputa con un balón especial con una sonaja que les avisa la posición del esférico y los porteros, quienes no tienen discapacidad visual, sirven de guía para los demás jugadores. Sus movimientos son cuidadosos y van acompañados de gritos de “¡Voy!” Para avisar su posición. “¿Qué no ves?” bromean después de un choque.


Se enfrentaron a los Leones de Jalisco, los líderes de la tabla y los favoritos para ganar el torneo. Aunque perdieron el encuentro 1 a 0, los Aztecas mantienen la esperanza de pasar a la liguilla con otros resultados. Se quedan a entrenar para su próximo partido.

  • Foto: Mayolo López Gutiérrez/Obturador MX

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí