MIXTLALCINGO, MORELOS.- Se ríe mientras se busca, se baila mientras se espera, se bromea mientras se organiza, se borda para inmortalizar, se trenza el cabello para recordar. En un “campo de exterminio” cualquier acto amor es resistencia ante tanta crueldad e indolencia.

La VI Brigada Nacional De Búsqueda de Personas Desparecidas (BNBPD), integrada por más de 160 colectivos que buscan a sus seres queridos desaparecidos, trabajó en el estado de Morelos donde encontraron al menos 10 hallazgos positivos de fragmentos óseos.
 
Lunes 18 de octubre, 10:16 de la mañana. Mixtlalcingo, Yecapixtla, se escucha el cantar de las aves, Rufina de 73 años o “Rufi” como le llaman todas dice que son chicharras, pero para “Chelito” ( Graciela Gutiérrez de 58 años) opina que son sonidos de zopilotes, pero ambas coinciden en la idea de que son las aves las que les avisan cuando encontrarán restos humanos y todas tienen la esperanza de que sean sus hijos.
 
El camino para llegar a la mina, lugar denunciado de manera anónima por medio de redes sociales de la Brigada, se pueden observar casas lujosas y algunas en apenas construcción, también hay sembradíos de sorgo, planta originaría de la India de color rojizo que es utilizada para hacer desde pan, hasta almidón o alcohol.

Al llegar a la mina las madres observan varios montículos de diferentes tipos de tierra, lo cual es indicio de varias fosas clandestinas. Pero la observación no es la única habilidad que desarrollan de manera extraordinaria, el olfato se ha convertido en un sentido fundamental, pues al realizar el varilleo, como ellas le llaman al acto enterrar una varilla de aproximadamente 1.5 metros en la tierra, ellas pueden confirmar o no si hay algún resto humano. Sus sentidos lo confirman: han dado con lo que se cree que podría ser una de las fosas más grandes de Morelos, con un perímetro de aproximadamente 800m y aún sin calcular cuántos cuerpos.

  • Madres buscadoras introducen varillas en la tierra para confirmar o descartar posibilidad de un hallazgo. Foto: Ivonne Rodríguez/Obturador MX


 
A pesar de que existen acuerdos y comunicación constantante con las autoridades han existido complicaciones, ya que las fosas encontradas no fueron resguardadas adecuadamente,  los peritos de la fiscalía no llevan artículos básicos para realizar su trabajo como guantes, y que solo se exhumaron los puntos localizados sin excavar hasta el suelo firme. Son errores que se conveierten en horas perdidas de trabajo para la BNBPD.
 
Chelito, originaria del Estado de México busca a su hijo que desapareció desde el 2009, cuenta que hay muchas irregularidades dentro de su carpeta de investigación, pues su hijo desapareció junto a unos hermanos que eran policias.
 
“Rufi” como se le llaman de cariño, tiene 69 años, originaria de Veracruz. Ella busca a su hijo que desapareció en 2016 en los limites de Vercruz con Puebla. Ninguno de los gobiernos quiere hacerse responsable de la investigación. Comenta que solo le dan largas y para ella es dificil este proceso pues no sabe leer ni escribir.

La VI Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desparecidas, terminó su jornada el el 24 de octubre, sin embargo planean tener un segundo punto de intervención por la magnitud de fosa localizada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí