La Línea 12 del Metro en Tláhuac ha sido la obra de movilidad más importante de la Ciudad de México. Por ello, ha sido polémica y su colapso ha derivado en diversas investigaciones y análisis.

Una de ellas, es el libro “Línea dorada, los lobos al acecho. ¿Quién ordenó cerrarla?”, de Fernando Coca. El libro de edición Lectorum 2020, comenzó a ser presentado en Monterrey.

En el museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, su autor platicó con ciudadanos sobre la importancia de la obra realizada en el gobierno de Marcelo Ebrard para dar un transporte digno a los más pobres de la Ciudad de México.

“Primero fue una investigación que sería un reportaje en que se demostrara, una vez más, que hay políticos que se la pasan declarando medias verdades y mentiras completas”, mencionó Coca.

Fernando Coca, quien tiene más de 37 años haciendo periodismo, aseguró que la Línea 12 tuvo problemas desde un inicio porque actores políticos como Joel Ortega, ex director del Metro, y Miguel Ángel Mancera, ex jefe de Gobierno de la CDMX, impidieron su mantenimiento.

El objetivo fue ordenar su cierre en 2014 para afectar políticamente a Ebrard y descarrilar de la política al hoy canciller de México.

“Al ingeniero Ortega se le olvidó decir que él, por su propia decisión, impidió que el Consorcio Constructor (ICA, Alstom, Carso) realizaran los trabajos de mantenimiento que debían darle a la obra hasta por un año luego de haber entregado la obra. La política se impuso a la técnica”, dijo Coca en la presentación del libro.

El periodista, que ha trabajado en medios nacionales, añadió que quienes pretendieron descarrilar carreras políticas cerrando, y destrozando la Línea 12 del Metro, no lograron su objetivo. “Lo que sí provocaron, fue el derrumbe de una obra en la que lo más selecto de la ingeniería civil mexicana había construido. Ellos siguen impunes, pero, ¿por cuánto tiempo?”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí